LA NUEVA REFORMA A LA LEY DE HIDROCARBUROS

El mercado de hidrocarburos está viviendo un momento de grandes cambios como en el sector eléctrico, el cual acumula meses de grandes modificaciones. El pasado 4 de mayo del 2021, en el Diario Oficial de la Federación (DOF) fue publicada la reforma y las diversas disposiciones a la Ley de Hidrocarburos.


Los cambios que contempla esta reforma, es la adherencia de una serie de artículos a la Ley de Hidrocarburos, los cuales tienen un propósito en común, el cual es restringir la participación privada en el mercado de combustibles. Esto pretende amortiguar el mercado que a perdido Pemex de manera acelerada, principalmente en la importación de gasolinas y diésel, en la cual la administración federal está empeñada en devolver el control o "poder" que esta tenía dentro del territorio nacional.


Los mayores afectados son las compañías privadas con una autorización existente en las actividades de importación, comercialización, distribución y venta al público de hidrocarburos. La reforma de la Ley de Hidrocarburos modifica principalmente la dinámica en la emisión y la cancelación de permisos del sector de hidrocarburos, donde la Secretaría de Energía o la Comisión Reguladora de Energía, estarán a cargo de otorgar o derogar dichos permisos.


Actualmente las empresas privadas ya acaparan más de una tercera parte de las importaciones de diésel y 1,125 estaciones de servicio se quitaron la marca de “Pemex” , lo que representó una disminución de 13% en comparación con las ubicaciones que tenían al cierre de 2019. Por ahora, según se lee en la reforma, las empresas privadas con algún contrato petrolero adjudicado durante las rondas no tendrán modificaciones en su dinámica; pero si están en extrema vigilancia para la solicitud, cambio y operación de un permiso en el sector de hidrocarburos.


La nueva reforma permite cancelar un permiso otorgado a una compañía privada si este representa un "peligro inminente" para la seguridad nacional, la seguridad energética o la economía nacional. El término de seguridad nacional es muy ambiguo y causa mucha incertidumbre entre los permisionarios o futuros inversionistas.


En el artículo 57 reformado de la Ley de Hidrocarburos considera que la autoridad responsable de la emisión del permiso puede llevar a cabo la ocupación temporal o la intervención del mismo y contratar a una empresa productiva de la federación “Pemex y/o CFE” para el manejo y control de los permisos. Así se abre la posibilidad de que la “petrolera nacional” pueda tomar el control de las instalaciones cuyos permisos sean suspendidos temporal o definitivamente.


La autoridad que haya emitido el permiso (la Secretaría de Energía y/o la Comisión Reguladora de Energía) se hará cargo de vigilar la administración y operación del permisionario, para la continuidad en la operación de las actividades que amparen el permiso, a fin de garantizar los intereses de los usuarios finales y consumidores, quedando a salvo los derechos de los terceros.


La reforma adiciona como motivo de revocación de permisos el incumplimiento en la cantidad y calidad de petrolíferos. Este cambio daría seguimiento a la verificación de precios y de despacho, iniciativa realizada desde el inicio del sexenio por la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), una incidencia en conductas que afecten a los consumidores podría ser una causal de revocación de permisos.


Como conclusión y opinión personal, la actual reforma a la ley de hidrocarburos, fuera de traer una mejor administración y operación a los permisionarios y/o a los inversionistas, que participan en nuestro país, trae retrasos en la inversión, ya que esto trajo más “trámites” para poder operar y ofertar el crecimiento en el territorio nacional.


“Podemos obtener lecciones de nuestro pasado, pero no podemos vivir en él.”

Lyndon B. Johnson


Por: Juan Antonio Romero Ávila

Consultor Senior

juan.romero@uvleones.com





11 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo